#AgroexportaciónSinExplotación

ENFRENTANDO EL MAL CLIMA LIMEÑO

Todo parece muy frío en este invierno 2013 en Lima. La elevada humedad aumenta la sensación de frío y la crisis internacional (caída de los metales) el riesgo de despido, es una muy mala combinación…

por George Schofield C. (set.2013)

Publicado: 2013-09-05


Todo parece muy frío en este invierno 2013 en Lima. La elevada humedad aumenta la sensación de frío y la crisis internacional (caída de los metales) el riesgo de despido, es una muy mala combinación…

No nos animamos a crecer porque no sabemos cómo acabará esta crisis, pero a su vez si nos quedamos quietos, corremos el riesgo de perder lo hasta aquí alcanzado. El costo del capital aumenta y el riesgo también. ¿Cómo salimos de esta quebrada profunda? ¿Cómo pasamos la crisis?

Es tiempo de voltear la mirada al corazón de la empresa: el RECURSO HUMANO”. No hay tiempo más perfecto que las crisis para optimizar las relaciones interpersonales, para desarrollar habilidades de trabajo en equipo, para mejorar la eficiencia del RRHH y por ende nuestra productividad y competitividad.

Cada pedido que reciba la empresa, debe convertirse en una venta exitosa, cada venta exitosa ayuda a bajar el riesgo y el costo de capital. El factor humano es la clave para alcanzar esta meta fundamental.

No se trata de una simple capacitación sino una revisión profunda de cómo van la relaciones al interior de la empresa: cómo va la identificación con la misión y visión, cómo se complementan las distintas áreas. ¿Hay afectos como la desconfianza, o una comunicación defectuosa que obstaculizan la productividad? ¿Podemos mejorar nuestro estilo de liderazgo y facilitar la identificación con el equipo y la empresa? Son temas que pueden y deben ser atendidos en momentos como estos, atender al recurso humano lo “fideliza”. Inclusive en el caso extremo de la reducción de personal, podemos tomar las decisiones correctas si hemos revisado nuestras relaciones interpersonales previamente. Probablemente podamos identificar talentos y capacidades, que permitirán ayudar a la reubicación del personal saliente (aunque sea sólo una recomendación bien fundamentada) y disminuir el impacto social.

¿Qué necesitamos para poder alcanzar esta optimización de nuestras relaciones interpersonales? La experiencia nos sugiere que es conveniente contratar a un consultor externo. Alguien que no esté involucrado en la lucha diaria de la empresa. Alguien que con mirada limpia nos pueda dar una retroalimentación clara, que nos permita realizar los cambios necesarios. No necesitamos información enlatada, mas bien hablamos de un “terno a la medida”, un análisis que ubique puntos críticos específicos para nuestra empresa, que aumente nuestra comprensión y permita al consultor plantear un camino eficiente de cambio. Un consultor, que se ajuste a los recursos de la empresa, que le de aire en vez de asfixiarla. Que haya logrado llegar a los líderes y ganarlos para su propuesta. Que les genere confianza y los haga agentes del cambio (y no de la resistencia al cambio)

Por otro lado, no deberá sorprendernos tiempos de consultoría entre 8 meses y un año. Son lapsos razonables para un proceso de cambio. Para acceder a estos períodos es fundamental establecer, después de un diagnóstico, metas intermedias claras, que deberán ir cumpliéndose para consolidar la confianza en el consultor y alcanzar el cambio buscado. Metas como desarrollar nuevas o mejores habilidades para el trabajo en equipo o mejorar la comunicación, se verán más rápidamente. Nuevas conductas no tardarán en aparecer como primicias del cambio (en los primeros 3 meses). Mejorar el liderazgo o desarrollar espacios de confianza tomará más tiempo.

Si seguimos ordenadamente el proceso de cambio, cumpliendo las metas intermedias por lo general logramos un cambio irreversible. Un cambio que implica nuevas actitudes y perspectivas de la tarea individual y grupal. Cambio que nos acerca más a la misión y visión de la empresa. Que la fortalece y la hace más competitiva.

La primavera de este año será un excelente momento para implementar estas recomendaciones. Probablemente mejore el clima y encontremos el camino de salida de la árida quebrada por donde caminábamos.


Escrito por

George Schofield Cavero

Psicólogo Social, especialista en cambio cultural y formación de usuarios. Director de GyG Consultores, constituida en asociación con George Schofield Bonello. Entre ambos atienden una amplia gama de necesidades de consultoría en Cambio Cultural y Desarrollo E


Publicado en

geo

Just another Lamula.pe weblog